COMPRAR ENTRADA
Parasipuli
Lo trajo la mañana
del día siguiente en la que
Vronti se fue.
Kaos
Amante de la anarquía,
del desafío, del vértigo.
Con sus piernas
veloces persigue a
las megalikotas, aves
gigantes del desierto.
Trakis
Kato
Hermano de Kaos.
Sereno, calculador
y protector ante
los desvanes de su
hermano. Caminante
lento que mide los
tiempos de Kaos
para alcanzar
megalikotas.
Athos
Joven y atento.
Nunca preguntó el
destino, creyó que era
un juego. El día del
viaje apareció con una
vianda preparada por
su madre.
Dactilomelli
Virtuoso extractor de
miel de manos afiladas
y estudioso de las
abejas.
Sobre la banda
Trakis y los Atlantes es un proyecto musical de ópera rock fundado en 2016 por Juan Ignacio Antonio y Ricardo Papastavros en el corazón de una Buenos Aires que nunca duerme.

La banda va contando, a través de sus canciones y su música, la historia de Trakis que alejado ya de la corteza de la Tierra vuelven para cumplir una misión sin contar con que se toparía con aquellas pasiones y miseras que creyó desterradas de la humanidad. Junto a él están sus compañeros de viaje, los atlantes que le ofrecen ayuda en esta gran epopeya urbana.

Con una centralidad sonora en el rock, la banda no se priva de fusionar y revisitar otros géneros se fusionan al servicio del relato, mostrando a una banda versátil, audaz, y cuidando cada detalle para que más que un show musical lo que se construya en una experiencia con un gran valor artístico.
Humanidad animal (2019)
El primer disco de la banda, HUMANIDAD ANIMAL, fue grabado en vivo en Estudios Romaphonic, Buenos Aires, a fines del año 2018, bajo la producción artística de Raffa Cocah. El álbum conceptual fue lanzado a la venta en todas las plataformas digitales a nivel mundial en Marzo de 2019.

Las canciones realatan el viaje de Trakis, un habitante de una ciudad intraterrena, que, acompañado por un equipo de Atlantes, emprende una misión para entremezclarse con los humanos. Hay un mal que aqueja a los habitantes del centro de la Tierra, y las respuestas parecen estar en la superficie.

“La pasión se esfuma, la música no es igual. La melancolía y el desconsuelo de los jóvenes son síntomas de una causa ajena a ellos. ¡No perdamos más tiempo! Alguno de nosotros debe ir y averiguar qué pasa, debe intentar regresar el pasado…”
Byrdman
Caminarás bajo el sol y no te podrá alumbrar.
Nunca amarás a una flor, ni a los murmullos del mar.
No sabrás lo que es la vida si no aprendes a volar.
Humanidad animal
Quiero contarles
Que en esta tierra
Hay cosas que me aterran
Golpes de Estado
Pactos suicidas
Torres que se derriban
Países con hambre
Niños sin padres
Un planeta que arde
Bosques quemados
Y en un costado
Animales sin vida
Todo es normal
El bien y el mal
Humanidad animal

No se crean que vinimos
A robarles el Sol
Ni los mares ni desiertos
O a venderles un Dios
Sólo queremos conocer
El tango y el rock and roll

Hay personas casi humanas
Limpias de buen olor
Que gobiernan para ellos
Reinan en el dolor
Y el domingo temprano a misa
Van a limpiarse el culo

Otros se casan enamorados
Jurándose amores eternos
Viajes con niños,
Casas con flores
Que felices que son
Pero al quinto año
Todo es un engaño
El cristal se rompió

Es muy difícil
Poder explicar
Que el único amor
Incondicional
Sólo los perros
Lo pueden tener
En cambio, los hombres
Solamente quieren
Engordan su ego
Y así se entretienen

Cuánta mina que tengo
Cuánta mina que tengo
Cuánta mina que tengo
Cuánta mina que tengo

Esta cara bonita,
Así como la ves,
Se la debo a la familia
De mi mamá,
Pero el cuerpo
Y la inteligencia
Es toda de papá, ¿eh?

Anoche los vi
Se quieren salvar
Del juicio final
Se quieren salvar
Van a comulgar
Van a prometer
Cosas que en la vida
No podrán hacer
Van a castigar
Algún otro ser
Siempre y cuando
No se pueda defender
Son muy valientes

Visitan los templos
Pensando encontrar
Algo que de afuera
Los pueda ayudar

Pequeños ilusos
No lo pueden ver
Que Dios vive dentro
De su propio ser
Hijos del olvido
De noche
En San Telmo
Me arrimo lento a ese bar
De risas y copas
Buscando que festejar

Y pasa otra ronda
Ya se ilumina el lugar
Qué noche gloriosa
Me quiero humanizar

La luna y el tango
Se pusieron a bailar
Y un gato los mira
Curiosidad animal

Vas como un fantasma
Recorriendo la ciudad
Libre como el viento
Sin frontera, sin edad

Los vi
Bajar
Del tren
Sin saber a dónde ir
Los vi
Buscar
Basura que comer

Son niños...
Son los hijos del olvido
Son los parias del amor
Misión a marte
Supe que era el día
Te iba a encontrar
No sé si era el destino
O sólo el azar

Algo extraño
Tenía ese lugar
O tal vez fue el aroma
Hembra-animal

Fue Nino, el gran amigo
Que me hizo pasar
Me dijo «Marcianito,
Te invito a cenar

Pero este postre
Lo tenés que pagar
Y en la cama con licores:
Alucinás»

Sé que no sos de acá

Ojos de pantera
Sonrisa criminal

Intercambiamos besos,
Fluidos y demás
Le dije «Quisiera
Volverte a encontrar»
Sonriendo me dijiste
«Venus es mi lugar»
Diosa y mujer

Viajaré a buscarte
Y la luna me alumbrará

Subí a mi bicicleta cósmica y
me lancé al vacío
«¡Voy destino a Venus!»
grité a los cuatro vientos
Y me quedé sin aliento
Hoy perdido en el espacio
ya no tengo donde ir
Yo te fui a buscar a Venus...
me perdí llegando a Marte

Yo te fui a buscar a Venus
Me perdí llegando a Marte
Yo te fui a buscar a Venus
Me perdí llegando a Marte
Despertando en saló
Si estás a punto de volar
O tu cabeza va a estallar
No te resistas
A esa voz

Si tu mirada atravesó
El manto oscuro de un adiós
Abrí los ojos, puede ser
Tu yo

Desde hoy
No podrás
Caminar mirando atrás
Siempre el Sol
Se marchó
Y después amaneció

Fue Afrodita quien vistió
Su piel desnuda en mi colchón
Dulce veneno
Me embriagó

Qué sensación flotar y estar
No ser del árbol, ni la flor
Ni de la lluvia ni de mí...
Sí de ti

Desde hoy
No podrás
Caminar mirando atrás
Siempre el Sol
Se marchó
Y después amaneció

Que nunca se apague el fuego,
No, no, no
Que nunca se apague el fuego,
No, no, no
Mensajes del cielo
Una lágrima del cielo
Sobre un desierto cayó
Vino a contar una historia
De un amor que se extravió

Dijo que fueron querubes
Los que han hallado a un ciclista
Había perdido la pista
Por un amor que se fue

Dijo que fue una mujer
Que lo rompió en mil pedazos
Y ahora no encuentra los pasos
Que le permitan volver

Una mañana de otoño
Mientras la luna dormía
Una luz fuerte envolvía
Su cuerpo se hizo un cristal

Y ahora está en un hospital
Lamiéndose las heridas
Hay una brasa encendida
Sueña volverla a encontrar

Sueña volverla a encontrar

Yo sé que fue esa mujer
Que lo rompió en mil pedazos
Y ahora no encuentra los pasos
Sueña volverla a encontrar
Estaciones
Instrumental.
Ojos de casiopea
No se bien, por qué
Si a mi ruta la marcaron las
estrellas
Dime dónde fue
Me cansé de seguir buscando
sus huellas

Hoy estoy aquí
Con mi bicicleta perdido en el cielo
Llevo un corazón
Que la busca día y noche
sin consuelo

Y volverla a ver
Será renacer
En un sueño que jamás olvidaré

Siento tanto frío en la ciudad
Busco su calor
Pero no está

Fui polvo de estrellas
Y vine por ella
Encarnado en este hombre
Pero no sé ni su nombre

Aunque sé que Casiopea
El día que al fin la vea
Me lo dirá

Lo dirá
Lo dirá
Lo dirá

Ay Casiopea
Ay Casiopea
Ay
Cuando la vea
Buscador
Vos que buscás a esa mujer
Que te mandó al hospital
Ya ni dormís
Soñás despierto
Que la vas a encontrar
Y mirás la pantalla
Y cambiás de canal

Vos que vagás
Como fantasma
que perdió su antifaz
Dicen que ayer
Vieron que estabas
consumiendo de más
Y gritabas:
¡Amor, aquí estoy,
Dónde estás!

Y si la vida es una sola
No esperes más, vivíla ahora
Porque mañana se acerca el final
Viene la Parca y te va a madrugar

Hola, ¿no la vieron aquí?
¿Cómo es?
Ella es como una flor
¿Quién es?
Ella es sólo mi amor

Ahí se va
Ahí se va
No podrás
Verla más aquí

No podrás
No podrás
No podrás
Verla más aquí
Te perdí por un gol
Perdido y sin un destino
No sabía ni a dónde ir
Mi cabeza, un laberinto
Barrilete sin piolín

Necesitaba esa mujer
Que me rompió en mil pedazos
Ahora la busco
La quiero tener

Buscaba en bares de copas
Y en los andenes del tren
A la salida del Subte
Y en la foto de un cartel

Necesitaba esa mujer
Que me rompió en mil pedazos
Ahora la busco
La quiero tener

Hasta que llegó un domingo
Me mandé al Monumental
Y entre gente que saltaba
Dije: «te voy a encontrar»

Y la vi en el palco del sur
No lo pude creer
Qué oportuno fue ese gol
Dio la vuelta y se marchó

Pero lo sabemos siempre,
El fútbol...
El fútbol es así
Reino escondido
Cuentan que hay un reino
Bajo el suelo
Que los vientos escondieron
En las entrañas del mar
Nubes que son copos de algodones
Dibujados con crayones
En un techo de cristal
Niños que al jugar
Miran a un cielo
Con olor a caramelos
Sin estrellas que contar
Yo soy de allí
Allí viví
Reino Escondido
Es mi país
Puedo viajar
A ese lugar
Cuando dormito
A veces voy para allá
Recuerdo una vez
Una canción
Fue una melodía
Una plegaria de amor
Fue aquella vez
Fue esa canción
Se metió en mis venas
Ya no sé dónde estoy
Porque si cerrás los ojos
Vos también lo podrás ver
Que hay castillos de diamantes
Y hay gigantes de papel
También vi en una esquina
Que jamás olvidaré
Hay un espejo gigante
Y en el aire flotaba
Prendida de la nada
Una fotito del Che
Yo soy de allí
Allí viví
Reino Escondido
Es mi país
Puedo viajar
A ese lugar
Cuando dormito
A veces voy para allá
Puede el alma a veces
desprenderse
De su cárcel que la envuelve
En un manojo de huesos
Solamente es un disfraz
Qué sensación
Puedo volar
Ese soy yo
Sólo soy yo
Temo al despertar
Largo es el camino
Si no sabes a dónde ir
Sólo la distancia
Puede curar un sufrir

Y así empecé
El juego singular
De correr
Por querer
Encontrarte en algún lugar

La noche se hizo día
Un fuego inmenso la alumbró
Los ojos enceguecen
Con la luz del corazón

Y aquí me ves
Buscándome y
Buscándola preguntando
Otra vez

No sé nada de ti
(Uh qué vas a hacer
Son las reglas de jugar
De vivir y volar
Y algún día despertar
Qué vas a hacer)

Ya no sé muy bien
Qué quiero hacer
Si quiero seguir
Con mi soñar

Temo que no estés
Al despertar
Temo que no estés
Al despertar
Antes que pierda la memoria
Lo sé
Me iré con las manos vacías
Pero tendré
Tu imagen en mi corazón

Sé que hoy están
Las cosas que me dieron vida
Pero me falta
Tu voz

El mate amargo
Que me acompañaba
Cuando quedaba
Solito sin vos

Aquel perro viejo
Que un día se acostó a mi lado
Sólo por darme
Calor

También
Se fue
El tiempo que fue
Nuestro amigo

Si solos venimos
Hoy solo me voy
Y si la nada es el final de mi camino
Tengo miedo de perderme
Y no volverte a encontrar
Mirá... me tiemblan las manos

Tengo ganas de gritar
Esta callada angustia
De no volverte a ver
O ni siquiera recordar
Cómo esa noche en Palermo
Fuiste Dios y fuiste infierno
Fuiste pena y fuiste gloria,
Y hoy sos la musa y la historia
Mi muerte y mi nacimiento

Si solos venimos
Si solos venimos
Hoy solo me voy

Antes de que pierdas la memoria
No te olvides de buscarme amor
Decíselo por favor
Voy a estar muy cerquita del Sol
Antes de que pierdas la memoria
No te olvides que te espero
Decíselo por favor
No te olvides que te amo
Escuchar
Seguir
© 2019 Atlantes Music, Reservados todos los derechos de autores, intérpretes y productores fonográficos sobre las obras mostradas dentro de esta web